Salud Emocional
 /  Salud Emocional

Jugar constituye la manera más utilizada y facilitadora en los niños para poder descubrirse a sí mismos y al entorno que los rodea. Con el aprenderán sobre sus preferencias y rechazos, a socializar compartiendo, respetar normas y por sobretodo va a promover para la integración y regulación de las emociones para dar paso a la posibilidad de ser adultos empáticos y seguros.

Como colegio nos es muy grato poder contribuir al desarrollo de esta actividad, siendo nuestro pilar para el aprendizaje en la educación pre básica, queremos colaborar con todos los apoderados para mostrar las maneras y ritmos que se presentan en las diferentes edades. Esto dejando manifiesto solo corresponde a tipos y formas de juego según reconocidos educadores y psicólogos infantiles, pero no excluye otras modalidades, pues respetamos y valoramos la diversidad en todos nuestros alumnos y sus familias.

¿Qué busca el niño cuando juega?

Jugar es considerado una enorme posibilidad a explorar sus habilidades y posicionarse en diferentes roles (según la posición que tome en el juego). Un juego puede ser simbolizado ya sea de manera individual (jugar solo), en pares o grupos. Jugando el niño va a experimentar y desarrollar diferentes alternativas a resolución de problemas, sobre todo cuando el juego involucra actividades atribuibles a los adultos, por ejemplo: jugar a tener una profesión o un rol playing de escenas. Un niño que juega desarrolla, mayormente sus capacidades cognitivas y sociales, en el juego se reconoce como un sujeto con diferentes necesidades a las de sus padres, el niño solo comienza el juego simbólico (basados en símbolos y no es objetos reales “como si… tal cosa”) como una necesidad de autonomía. Por este motivo los padres deben permitir ser excluidos del juego y que ellos exploren esta actividad con sus pares o solos. Aunque indudablemente funciona como un potenciando de vínculos familiares, por lo que se debe dejar espacio para ir alternando todas las posibilidades y modos de jugar.

¿Qué procesos se ven involucrados en el proceso de juego?

Contribuye a desarrollar todos los procesos de aprendizaje y de estrategias resolutivas. El juego al ser una actividad simbólica, promueve y sirve como catalizador al pensamiento abstracto, haciendo posible la capacidad de reflexión y representar ideas de manera más clara. Mejora aspectos de orden físico, motriz y de reconocimiento y apropiación de su propio cuerpo. Siendo este en la mayoría de los casos el principal elemento del juego en los niños.

El juego como un mecanismo de elaboración y reparación emocional

El juego es considerado por todos los psicólogos infantiles una herramienta de diagnóstico y de tratamiento para todas las temáticas que se puedan presentar en el transcurso de la infancia. Es reparador, pues puede ser dirigido hacia aspectos más gratificantes, con los que pueda ver cumplido su ideal de una situación, en el encuentra maneras diferentes de desenvolver en la vida. Y entrega un material muy representativo de sus modos más primarios en cuanto a sus sentimientos, muestra sus temores y deseos.

Instancias de juego que requieren especial atención por parte de un adulto.

Para todos los cosos es conveniente que los juegos se realicen mayormente en un espacio de suficiente para la estructura que tenga el mismo (diferente un juego de pelota de aquellos juegos de mesa), y que se promuevan en mayor medida los juegos que no solo permitan el desarrollo social-cognitivo, sino que además aspectos neuro-motores como la correcta postura, oxigenación, coordinación, entre otros.

Es aconsejable que los niños jueguen en gran medida con sus pares, esto por supuesto va a depender de decisiones familiares y amistades que frecuente según sus gustos.

Es primordial estar atentos a esos casos en que se observa poco interés por jugar o un juego empobrecido: sin elementos significativos, ausencia de contenido simbólico (juego de elementos físicos con los que no existe realizar mayor dinámica: golpear objetos de modo repetitivo, acomodar objetos y molestarse cuando algo no se encaje como desea, no mostrar expresiones emocionales como alegría o desagrado, etc.

El juego siempre es una instancia que es plajustifya, aunque la dinámica de esto tenga características que puedan parecer agresivas a las miradas de los adultos, por lo que el juego es una instancia en donde el niño debería mostrar agrado e intentar realizarlo de manera espontanea. Ante esto es importante poner atención cuando un niño no quiere jugar solo o acompañado, y aun mas cuando muestra rechazo o temor ante una temática del juego.

Para los juegos de roles es necesario destacar que siempre se relatan a modo de historia que cuenta con: principio, desarrollo y final (aunque a veces no sean identificables a primera vista). Si un niño tiende siempre al mismo juego, y muestra siempre la misma temática, sin que existan elementos que puedan variar. Esta por lo general haciendo un llamado de atención por parte de los adultos próximos.

Finalmente es recomendable desplazar el uso de juegos de consolas o instrumentos electrónicos por aquellos que requieran utilizar y desarrollar la imaginación y la convivencia. Siendo siempre un buen juego de mesa en familia la opción más ideal para los fríos días de invierno.

Psicólogos Junior School

CONTACTO

Av. Vicuña Mackenna 700
Reñaca
mackay_informaciones@mackay.cl
Portería: 322386621
Senior School: 322386617
Junior School: 322386627
Unidad de Control: 322386645

Newsletter

Name
Email *